Los jueces no lloran

Publicado en Página 12 > Sociedad > Opinión el Miércoles 3 de Marzo de 2010

El 5 de febrero muy temprano, con dieciocho jueces argentinos llegamos al lugar donde el pasado se encuentra con el presente, y donde se seguirá encontrando hasta que no quede en el mundo un solo individuo capaz de repetir semejante atrocidad y tampoco nadie capaz de mirar para otro lado mientras sucede. Auschwitz, como siempre en esta época, estaba blanco. Nieve que lo cubría todo, menos aquello que no puede cubrirse. Con los colegas, cruzamos el conocido cartel “Arbeit macht frei” –El trabajo hace libre…”– con el que eran recibidos cientos de miles de judíos que llegaban durante la Segunda Guerra Mundial para ser exterminados. Luego de la necesaria detención para mirar hacia arriba y observar la sádica paradoja del mensaje, pasamos el cartel después del cual ya nada iba a ser igual.

Continuar leyendo (en sitio original)…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *